De Damiselas en Desgracia a Valientes Guerreras

De Damiselas en Desgracia a Valientes Guerreras

De unos cuantos años para acá los personajes femeninos han ido dejando de lado su pasividad para demostrar que no se necesita mucho músculo, ni siquiera una resistente o pesada armadura, cuando llega el momento de plantarle batalla a un enemigo poderoso, y en algunas ocasiones ya no se conforman con esperar pacientemente a que su príncipe azul llegue montado en su caballo blanco a salvar el día.

¡No señor! Eso es cosa del pasado, ahora son los príncipes quienes deben solicitar la ayuda de esas valientes damas para lograr su cometido. Desde el siglo pasado las mujeres hemos luchado para que se reconozcan nuestros derechos, buscar esa igualdad equiparada tanto para hombres como para nosotras -¡Alto Star! No estás en clase de derechos humanos, recuerda que escribes algo un poco más divertido. Después de haber amarrado a mi lado legal, a lo que voy es que esta lucha también debió reflejarse en aquello que nos mantiene entretenidos, llámese televisión, cine, comics y en el caso más importante para nosotros otakus, tanto manga como anime.

Esta idea la tenemos mucho más real y desarrollada en el género shojo, pues en el shonen los personajes femeninos cumplen con roles específicos o con papeles secundarios, pudiendo ser el interés romántico del héroe, el toque delicado que todo equipo debe tener o atraer la atención del público masculino con sus esculturales figuras. ¡Vamos! No me digan que Rukia le hubiera dado una pelea de proporciones épicas a Aizen, ni siquiera Yoruichi le hizo cosquillas, el protagonismo de esa última batalla fue para Ichigo. Sin embargo hay autores shonen que les dan más peso en la historia, por ejemplo a las diosas de Kosuke Fujishima o el harem de Love Hina.

Vayamos en un viaje al pasado donde nos encontramos con la primer princesa –en toda la extensión de la palabra– que se pone los pantalones y se convierte en un valiente caballero, aunque no por voluntad propia, estoy hablando Zafiro de Valle Plateado, la osada Princesa Caballero que por un accidente del destino –léase la travesura de un ángel aburrido– debe comportarse como hombre para poder heredar un reino. En este caso su interés romántico caracterizado por el Príncipe Franz tiene un papel muy secundario, en el anime comparten aventuras y hasta boda tenemos –como cualquier final feliz de cuento de hadas– sin embargo en el manga se pasa de dramático, buscando por los rincones del planeta a su princesa de cabellos dorados, incluso es la víctima perfecta para los planes malévolos del villano en turno y en un par de ocasiones Zafiro tiene que rescatarlo.

Siguiendo nuestro recorrido nos encontramos una historia ambientada en la Francia del siglo XVIII, donde las batallas son peleadas por Oscar Françoise de Jarjeyes, una niña que es criada por su padre para que se convierta en soldado al servicio de la realeza y ella misma será parte importante durante la Revolución Francesa. A diferencia de Zafiro, Oscar no vive ocultando su feminidad y la mayoría –si no es que todos– saben que el aguerrido Capitán de la Guardia Real es una hermosa mujer de largos cabellos dorados, que como toda mujer termina enamorada de la persona equivocada -¿a poco no les ha pasado? La Rosa de VersallesVersalles no Bara– es la segunda en cambiar espejos y maquillajes por espadas, batallas y por supuesto pantalones.

Una historia más cercana a nuestra época, por ahí de los 90’s es Shojo Kakumei UtenaRevolutionary Girl Utena– alguno recuerda haber visto por Unicable “El Anillo Mágico”los traductores hicieron una gran interpretación con este título– serie que no llegaron a transmitir en su totalidad por aquel legendario problema del anime al que acusaron de pornográfico, por lo que su paso por televisión abierta fue efímero –muchos moralistas pusieron el grito en el cielo. Utena –a quien conocimos como Úrsula–  entra a la Academia Ohtori en búsqueda del príncipe que la salvó cuando era niña, cambiando su personalidad de una damita a una chica con comportamiento de chico. La posesión de un anillo con una rosa grabada la hacen miembro del Comité Estudiantil y le da derecho de pelear por la Prometida de la Rosa pues quien la gané será su “novio” y tendrá acceso al místico poder que en ella se encierra: el poder de revolucionar al mundo. Es participante de duelos épicos ambientados en un castillo flotante, rodeados de una atmósfera muy bizarra para mi gusto –cuando vi la serie las escenas del elevador me perturbaban. Considero que Utena es quien abre las puertas al shojo-ai en nuestro país, pues si bien no es explícita en ese sentido, el vínculo Utena-Anthy va más allá de una bonita amistad y ni que decir de las relaciones tortuosas de los otros personajes.

Estas tres heroínas no necesitaron la ayuda de su contraparte masculina para salir victoriosas, solas demostraron su capacidad para ganar sus batallas –en el caso particular de Utena su príncipe resultó ser un descarado– y yo las considero como las principales exponentes de esa liberación femenina. Pero me podrán decir: cuando Sailor Moon llevaba las de perder, era hasta que Tuxedo Mask hacía acto de presencia con sus poderosas rosas que la Guerrera de la Luna vencía al enemigo en turno. Es cierto, pero el futuro Rey Endymion  era un poco inútil porque al final quienes se llevaban los guamazos fuertes eran las Sailor Scouts –por favor no contabilicemos todas las veces que se atravesó a mitad de un ataque, al pobre lo hirieron-secuestraron-mataron en un par de ocasiones, ¿o no?

El caso Madoka Magica, lo mismo que Sailor Moon, es un equipo formado en su totalidad niñas lindas y quien lleva sobre sus hombros el destino del mundo es la inocente Madoka. La presencia de personajes masculinos es casi nula, sólo el amigo de Sayaka –quien será su perdición– aparece como parte importante de la trama. Por lo demás vemos una excelente demostración de lo que un buen maho shojo puede llegar a ser, no se trata de solo niñas en trajes llamativos con ataques de dulces y corazones, la historia es mucho más seria de lo que aparenta. Ejemplos de este tipo de equipos 100% femeninos tenemos muchos desde Sakura Wars, o las chicas de Bubblegum Crisis o las Guerreras de Céfiro, entre otros –eso sin contar las series ecchi y ni que decir del hentai, pero eso es tema para otra sección.

En nuestra búsqueda de la igualdad, pudiera ser este el justo equilibrio que las chicas queremos al tener heroínas que nos representen porque también sabemos pelear, y no sólo musculosos –y guapos– personajes masculinos sean lo héroes que salvarán al universo, pero también pueden resultar series atractivas a los chicos, porque no me negarán que ver a un grupo de guerreras luchando en minifalda no les parece llamativo. Como siempre ustedes siempre tendrán la última palabra.

¿Qué otras series conocen donde el “girl power” se deje sentir con toda su fuerza?

Compartir

Acerca del Autor

genio incomprendido con complejo de artista... leo, dibujo, escribo y amo la música ♫ @elbereth2982

Ver todos los articulos de Elbereth Stargazer
  • http://www.facebook.com/hector.pastrana1 Hector Pastrana

    Bueno, est la Primera heroina que pateo a mas de dos Cutey Honey, de go nagai, aunque el hecho de que sea una androide con conciencia humana hace que seminimize su rol femenino , aparte del fuerte contenido