Jigoku Sensei Nube

Jigoku Sensei Nube

Continuamos con nuestros especiales y reseñas de Día de Muertos, esta vez con la historia del maestro Nueno y sus traviesos alumnos.

En este mundo hay muchos habitantes invisibles de la oscuridad, en ocasiones ellos muestran sus poderes y vienen a atacarlos a ustedes, Él será el mensajero de la justicia que llegó desde el fondo del infierno para protegerlos a todos ustedes.

Imaginen que es su primer día de clases en una escuela totalmente nueva, con compañeros que ni te conocen y con quienes tratarás de llevarte bien, sin embargo en el momento que llegas al salón la gente comienza a murmurar acerca de tu nuevo maestro, quien según dicen es exorcista y además lleva escondido en su mano derecha un secreto muy espeluznante. Por supuesto no lo crees, hasta que la silueta de una persona se dibuja sobre la puerta de entrada y hitodamasalmas en forma de llamas– alrededor cuyo oscuro discurso te pone a pensar que posiblemente tus nuevos compañeros digan la verdad, sin embargo la magia se rompe en cuanto esta misteriosa persona entra al salón y resulta ser un fraude. ¿O tal vez no?

Ese es el argumento con el cuál da inicio el primer capítulo del manga de Jigoku Sensei Nube, historia de un devoto maestro de primaria, pero con una mala suerte que nadie envidiaría. Su nombre es Meisuke Nueno y sus alumnos lo llaman de cariño Nube. Desde pequeño tuvo la habilidad para ver espíritus y es una fanático a morir de las historias sobrenaturales –por no decir friki– sin embargo cada que intenta realizar algún ritual o exorcismo, este termina siendo un desastre y por ello nadie le cree, pero esta situación cambia cuando sus alumnos se encuentran en peligro y es ahí donde demuestra su verdadero poder.

Siempre lo verás usando un guante negro sobre su mano derecha, de ahí que se corra el rumor que tiene encerrado un demonio en ella. Cuando el río suena, es porque agua lleva, o al menos eso dice el refrán y ese rumor encierra una gran verdad. Después de practicar un exorcismo en un alumno, Nube decide encerrar al demonio que lo poseyó en su mano transformándola en la Oni no TeMano de Demonio-, el demonio en cuestión era un ente muy poderoso y que no le deja otra opción, pero le da la capacidad de proteger a quienes ama.

Los alumnos del grupo 3 de quinto año de la escuela Primaria Domouri no se pueden quejar de que su vida escolar sea aburrida, están rodeados de historias aterradoras y son los favoritos de los espíritus para ser atacados, sin embargo siempre contarán con la ayuda de su amable maestro que los sacará de muchos apuros.

En México tuvimos oportunidad de ver el anime, transmitido en su totalidad por el canal de televisión de paga Unicable, sin embargo yo les recomiendo que se acerquen al manga pues tiene diferencias muy marcadas en relación con su versión animada, sobre todo en lo explícito de las situaciones, es más oscuro y nos trae muchas más aventuras, además que cada capítulo trae una explicación sencilla acerca del espíritu en el que se basaron, lo que nos acerca un poco más al folklore japonés y sus leyendas.

Tal vez no sea un manga que te asustaría, yo lo encuentro altamente educativo y te mantendrá entretenido, además tiene un sutil toque ecchi, basta con ver a personajes como Miki o Kyoko quienes niñas de primaria no parecen, ni que decir de la voluptuosa maestra Ritsuko –es un ingrediente que no debe faltar en una historia de terror caras bonitas y chicos guapos para bajarnos el estrés sicológico.

Y recuerda siempre estar alerta, no sabes que cosas pueden esconderse en las sombras.

[box type=”info” style=”rounded”]
Título: Jigoku Sensei Nube (地獄先生ぬ~べ~)
Volúmenes: 31
Capítulos: 190
Género: Shonen
Temas: Misterio, Comedia, Acción, Horror, Romance, Supernatural
Autor: Sho Makura & Takeshi Okano
Editorial: Shueisha
Publicación: Weekly Shonen Jump
[/box]

Compartir

Acerca del Autor

genio incomprendido con complejo de artista... leo, dibujo, escribo y amo la música ♫ @elbereth2982

Ver todos los articulos de Elbereth Stargazer
  • squallgallardo

    Me encantaba esta serie. De hecho quiero los mangas.