Onomatopeyas

Onomatopeyas

Scott Pilgrim dador de sabiduría y repartidor de catorrazos utiliza su conocimiento sobre el origen del nombre de Pac Man como una forma de hacerse el interesante con las chicas, lo cual le funciona ante Chau Knives pero ante la misteriosa Ramona Victoria Flowers sencillamente se le lengua la traba y todo se va por un tubo.

Pero entre las perlas de sabiduría nos acercamos al término Paku paku y esto me lleva de manera “paradiabólica” hacia las Onomatopeyas. Ciertamente (con acento y pausas estilo Chente Fox), cier-TA-men-te, las onomatopeyas existen en todos los idiomas… o por lo menos en la gran mayoría, me hace falta revivir a una momia del antiguo Egipto para preguntarle si ellos las utilizaban también. El caso es que frecuentemente nos vemos en la necesidad de describir o imitar los sonidos que nos rodean y cuando se trata de una ilustración pues siempre es mucho más importante así pues el anime y el manga no son nada extraños ante semejante vocablo que no utilizamos todos los días.

El asunto no termina aquí, pues no es de a gratis que en el manga se incorporen los sonidos de manera gráfica a cada viñeta sino que a pesar de que la animación cuenta con sonido los recursos gráficos siguen presentes y de hecho tienen gran importancia. Esto se debe a que el Nihongo es particularmente afín a las onomatopeyas, razón por la cual ha evolucionado a ser altamente descriptivo pues hay símbolos, kanjis, ideogramas o sencillamente onomatopeyas que describen sonidos específicos.

Así pues nos topamos con el kyuun kyuun de Min May Linn que en realidad es la onomatopeya del sonido que hace el avión al pasar rápidamente pero para dar ejemplos sencillamente no hay espacio que alcance. Existen libros enteros, bastante interesantes y conseguibles en versión electrónica dedicados al estudio de semejante rama del idioma. Personalmente los sonidos de los animales me parecen muy divertidos y en ocasiones casi inexplicables, por momentos me cuesta trabajo comprar el kero-kero (o gero gero) como el croac-croac de las ranas mientras que los perritos nippones que ladran haciendo won won me parece que son mas gorditos y peludos que el mío que hace guau guau pero menos pretencioso que el sabueso inglés que dice wurf wurf.

Si en ocasiones dudo en lanzarme a aprender japonés en realidad sospecho que me hace falta volver a nacer para poder integrar tanta información que dicho idioma puede contener pues lo que me parece todavía más curioso es que muchas onomatopeyas se incorporan como parte del habla de manera que es posible también encontrarnos casos como Ranka-chan quien saluda durante una canción al son de Kira! La cual es la onomatopeya del “centelleo” de una estrella y pues esa ya ni es onomatopeya, bueno, no como yo las entendía, pero desde su origen etimológico sigue siendo válido… ok si, yo también me confundí. El punto es: vamos a divertirnos comparando otras onomatopeyas que conozcamos pues a mi me mata de risa el doro doro doro que hace Yuuichi para asustar a Ayu-ayu en Kanon, también me parece de lo mas moe el frecuente doki-doki que describe al corazón latiendo fuertemente.

Y por si alguien se quedó con la duda, paku paku es el sonido al masticar o morder algo, por ello se creía era el origen del nombre de Pac-man, pero en realidad éste viene del puck con el que se juega hockey, pero Scott lo platica mejor.

Compartir
  • http://www.facebook.com/eLiSaLaZar.13 ‘eLi Salazar

    Me gusto mucho y el post y me divertí leyendolo jajaja, saludos…

    • http://www.facebook.com/mogo.khan Mogo Khan

      Gracias! Tambien me diverti al escribir 😉