POKEWEEK: Aiko en el país de los Pokémon

POKEWEEK: Aiko en el país de los Pokémon

POKEWEEK Aiko en el país de los Pokémon-AnimemxPor Aiko Hosoya (@aikohosoya)

Recuerdo la navidad de 1999 cómo una de las mejores que he tenido. Mi mamá hizo un esfuerzo enorme por llevarnos a visitar familia en Estados Unidos y poder pasar ahí las fiestas. Por más que intento recordar la historia, aún no logro descifrar cómo ella y mi hermano se las arreglaron para comprarme todos esos juguetes de Pokémon sin que me diera cuenta.

Aún conservo muchos de esos juguetes en la casa de mi mamá, muchos se perdieron con el paso de los años y las mudanzas, algunos me pesa haberlos perdido más que otros, cómo por ejemplo mi Pokédex que incluía a los primeros 151 -y mejores- Pokémon. También tengo unas canicas, que hasta la fecha no sébien si eran para jugar algo en particular o sólo para coleccionar, unos stickers que jamás usépor que “se iban a acabar” y mi favorito de todos los tiempos: mi carro de Pikachu a control remoto.

Pasaron los años y yo no había olvidado Pokémon, pero tampoco me había vuelto a interesar tanto en él más alláde seguir comprando los juegos o alguna que otra cosa que se atravesaba en mi camino, pero definitivamente la fiebre Pokémon había, en su mayoría, desaparecido, sobre todo por que en México se me hacía difícil encontrar cosas que no estuvieran dirigidas en su mayoría para niños.

Comencé a viajar a Japón en el 2010 y me di cuenta que el fenómeno era mucho más grande de lo que yo podía imaginar, más que un entretenimiento, Pokémon se había vuelto una parte importante de la cultura, aquíes el lugar dónde podías comprar un llavero de Charmander en el aeropuerto y llevártelo como recuerdo o ir al súper y encontrar “algo” de Pikachu. Creo que este es un buen momento para hacer un paréntesis para hablar un poco acerca de porque los Japoneses tienen tanto cariño hacia distintos personajes, dígase personajes de ficción.

¿POR QUÉ EL APEGO A LOS PERSONAJES DE FICCIÓN?

pokemon-pikachu-tarjeta-japon-japanAprendí que en Japón existe algo llamado Yaoyorozu no kami que literalmente se traduce como “Ocho millones de Dioses” sin embargo en Japón el número 8 representa “algo muy grande” por lo tanto, la traducción más correcta para le término sería “Dioses infinitos”, esto parte de la teoría religiosa de que todo objeto tiene “alma” o “sentimientos” y por lo tanto debe de ser tratado con respeto y cuidado. Por lo tanto cuándo se crean este tipo de personajes ficticios, se extiende este acto de respeto, admiración y adoración.

No es correcto llevarlo tan lejos, ya que no quiere decir que desarrollen una especie de fanatismo religioso con las caricaturas (bueno, aveces sí) si no que en general, se sienten identificados con el personaje y le muestran respeto y cariño. Quizá este ambiente de respeto hacia todo, sea lo que me volvió a dar el valor de volver a incluir a Pokémon en mi vida diaria con cosas pequeñas, como un bolígrafo o mi tarjeta de puntos de la librería, ya que aquí nunca sabré si me juzgan o no. Hasta dónde yo sé, no es mal visto.

Este artículo llega a ustedes por cortesía de Atomix. ¡Encuéntralo completo junto con más contenidos increíbles en la PokeWeek!

Compartir

Acerca del Autor

Amante del anime, videojuegos y cine clase B. Es fan del Super Sentai y cree que Godzilla le gana a cualquier monstruo. Llora cuando le ponen la ópera de Final Fantasy VI y con las canciones de X-Japan. @Ryudokun http://about.me/Ryudokun

Ver todos los articulos de Ryudo