POKEWEEK: La historia de Pokémon en México

POKEWEEK: La historia de Pokémon en México

POKEWEEK La historia de Pokémon en México

Por Alan MB (@AlanMB)

Mi amigo Aure me pidió que escribiera sobre la historia de Pokémon en México, pero me disculpo de antemano porque simplemente no puedo contar esa historia sin contar la mía y la de mis amigos. Lo recuerdo todo muy bien. Era yo un chico de reciente ingreso a la escuela secundaria cuando hojeaba esas páginas de la revista Club Nintendo en las que reportaban sobre el éxito que estaba teniendo una franquicia llamada Pocket Monsters en Japón. En aquellas páginas de esa ya amarillenta revista que aún conservo, en un reportaje discreto con diminutas imágenes que apenas y se distinguían, vi por primera vez la imagen de Pikachu y, por alguna razón, me sentí inmediatamente atraído por el concepto. Un concepto tan poderoso, viéndolo en retrospectiva, que tan sólo por ver un par de imágenes en un reportaje que apenas y ocupaba un tercio de página me hizo querer aprender más sobre él.

Era una época temprana para el internet y yo me regocijaba investigando más y más sobre este videojuego que se había lanzado en Japón en 1996, curiosamente, el mismo día de mi cumpleaños número once. Atesoraba e incluso imprimía las imágenes que podía encontrar, exprimiendo ese viejo módem de 56 kilobaudios por segundo al máximo. De las opiniones que pude recopilar navegando en internet, la mayoría concordaba en que ese era un concepto “muy japonés” y que sería muy poco probable que saliera de Japón. Estarían en lo cierto en lo primero, mas no en lo segundo.

Llegando de la escuela un día de 1998, me emocioné con la noticia de que Pokémon sería lanzado en América. Al poco tiempo de eso, me llegó la segunda mejor noticia de ese año: el distribuidor de Nintendo en México organizaría un evento de lanzamiento para las versiones Rojo y Azul en un lugar de eventos que llamado “Espacio 64”. Evidentemente tenía que asistir, fuera como fuera.

POKEWEEK La historia de Pokémon en México 2-AnimemxPara ganar una invitación a ese evento tenías que ser de los primeros en encontrar en el portal de internet de Nintendo México (sí, existía tal cosa) una serie de imágenes pequeñas con forma de Pokeball que estaban ocultas en todo el sitio. Cada una de esas imágenes tenía un enlace a una página con algunas imágenes de los 150 Pokémon; al encontrar todos y enviar los nombres por correo, así como las imágenes, conseguías un pase al evento. Recordemos que era la infancia del internet, una época mucho más simple e inocente. Creo que los organizadores no pensaron que bastaría una búsqueda en Yahoo (Google no era un nombre conocido aún) para encontrar los nombres, en Japonés, al menos. Pero yo no quería correr riesgos; tenía que conseguir las mismas imágenes que ellos habían diseñado y almacenado en su sitio para asegurar mi lugar legalmente con los nombres americanos que ellos habían puesto. Por fortuna, el webmaster me dejó el camino fácil: el nombre de las páginas tenía una secuencia. Iban en grupos de cinco, empezando por el primer nombre en inglés del Pokémon en ese grupo. Unos cuantos minutos de jugar con las URL, deduciendo en algunos casos el nombre americanizado final a partir del preliminar y boom. Tenía mi invitación. Debo haber sido de los primeros. Todo un hacker, me sentía yo.

Por supuesto que no era un hacker, ni estaba para nada cerca de serlo. Pero muchas veces en la vida los logros son cosas muy pequeñas que no valen tanto por lo que son, sino por lo que te hacen pensar que eres, por lo que te hacen pensar que eres capaz de lograr. Había tenido un momento de iluminación y supe en ese momento que quería hacer eso. Quería hacer páginas. Quería jugar Pokémon. Quería tomarlo en serio. Quería hacer las dos cosas que más me gustaban. Y terminé haciendo bastante de esas dos cosas por el resto de mi vida.

POKEWEEK La historia de Pokémon en México 3-Animemx

Curiosamente, en el lapso entre escribir el párrafo anterior y éste, por poco pierdo mi vuelo. Me encuentro escribiendo ahora a bordo de un avión con destino a Houston, por un viaje de negocios. Ya tengo 29 años y trabajo en una empresa trasnacional, en un puesto que me ha llevado a visitar lugares que siempre había querido conocer. Me dedico a diseñar interfaces de usuario para aplicaciones web de monitoreo de flujos multifásicos en tiempo real. O más fácil, me dedico a hacer páginas web, como se lo explico en breves palabras a mi mamá. Y a pesar de los años, aún cargo en mi bolsillo mi consola portátil con mi juego de Pokémon.

POKEWEEK La historia de Pokémon en México 4-AnimemxNo sé si mi vida hubiera sido la misma sinPokémon. Ciertamente, hubiera tomado un rumbo muy distinto. A lo largo de estos años, he conocido a muchas personas a quienes les ha pasado lo mismo. Pudo ser Pokémon, pudo ser Damas Chinas, pudo ser cualquier cosa, pero fue Pokémon. Un simple juego marcó una etapa de mi vida y de la de mis amigos. Aunque al principio no parecía que fuera a ser así.

Pokémon se lanzó en México ese 3 de octubre de 1998, pero no fue un éxito inmediato, como habría de descubrirlo entonces. Con gran decepción, vi como yo era el único en mi escuela que lo jugaba. Terminé el juego dos veces y no había logrado intercambiar un Pokémon con nadie más. Esa parte del concepto que tanto me había atraído, intercambiar y competir con otros, estaba ausente en mi experiencia. Resignado, guardé mi Game Boy Color con mi cartucho de Pokémon Red y lo dejé acumulando polvo por un tiempo. En ese entonces, se me hizo mucho pero, en retrospectiva, creo que fueron tan sólo un par de meses (cuando eres así de joven, la vida pasa más lento). Y así me quedé, albergando la esperanza de retomarlo algún día.

Ese día llegó en 1999, cuando visité por primera vez Estados Unidos de América. El fenómenoPokémon tomó a ese país por sorpresa y pude ser testigo de primera mano del desarrollo de la “fiebre amarilla”. Regresé a México cargado de TCG, coleccionables y deseos de desempolvar mi Game Boy. Al poco tiempo, una gran noticia: la serie animada Pokémon se estrenaría en México en televisión abierta, en el Canal 5. Sabía que eso era lo que necesitaba para que el fenómeno se despertara en México. Y así fue. El 14 de junio de 1999 se estrenó la serie en México y la semilla se plantó. Decidí aprovechar el momento y me di a la tarea de encontrar, de una vez por todas, gente con quien intercambiar Pokémon.

POKEWEEK La historia de Pokémon en México 5-Animemx

Así que tuve una idea. Aún conservaba el correo electrónico dirigido a los asistentes de aquel evento de lanzamiento, pues el organizador envió un correo masivo (recordemos de nuevo, era una época inocente de la internet donde la privacidad no era tan protegida). Copié las direcciones de correo y mandé un mensaje a todos ellos, invitándolos a un grupo de videojuegos en general que había creado el año anterior en Yahoo, pero que seguía vacío.

El grupo tenía un nombre que, admito, era terrible.Lo llamé Club Cybernetos. Quiero pensar que fue por eso que de una lista de, al menos, treinta destinatarios, el único que me respondió fue un sujeto que ahora es mejor conocido comoPsyrax. Nos contactamos por ICQ y quedamos de vernos un día en una tienda de cómics en un centro comercial en el Estado de México llamadoMundo E para intercambiar Pokémon y completar nuestro Pokédex. Entablamos una amistad y decidimos crear una nueva página dedicada exclusivamente a Pokémon. Fue así que un 17 de octubre de 1999 iniciamos lo que nombramos, a sugerencia suya (ya había descubierto que nombrar cosas no era mi mejor virtud), Pokémex.

Este artículo llega a ustedes por cortesía de Atomix. ¡Encuéntralo completo junto con más contenidos increíbles en la PokeWeek!

 

Compartir

Acerca del Autor

Amante del anime, videojuegos y cine clase B. Es fan del Super Sentai y cree que Godzilla le gana a cualquier monstruo. Llora cuando le ponen la ópera de Final Fantasy VI y con las canciones de X-Japan. @Ryudokun http://about.me/Ryudokun

Ver todos los articulos de Ryudo
  • http://500px.com/chenteblanco Vicente NavAlb

    Muy buen artículo, me gusto. Por desgracia me toco vivir en la época en la que satanisaron a Pokemon y mucho del anime en México, fue muy triste ver tanta ignorancia en los medios de comunicación… Pero en fin. También me gustó tu artículo sobre las chicas de la serie y el anime, me hizo recordar esa buena juventud jeje…

  • Carlos

    eras un forever alone! tal vez aun lo seas…