POKEWEEK: Laboratorio Pokémon: El mundo después de Pokémon X/Y

POKEWEEK: Laboratorio Pokémon: El mundo después de Pokémon X/Y

POKEWEEK Laboratorio Pokémon El mundo después de Pokémon XY-AnimemxA casi ocho meses del lanzamiento de Pokémon X/Y y con el anuncio oficial de HOENN CONFIRMED para 3DS, es necesario hacer una evaluación de lo que significó la sexta generación de pokémon para el juego competitivo. Si bien el eslogan “¡Atrápalos a todos!” nos convencía de que, para ser un maestro pokémon, bastaba con vencer la liga y llenar la pokédex, en el fondo todos sabíamos que ganar las batallas con los amigos también era importante y, para ello, no bastaba confiar en tus monstruos de bolsillo, además era necesario calcular una estrategia.

CUANDO EL GAMEPLAY SE RESUMÍA EN EARTHQUAKE

Varios de nosotros experimentamos mucha emoción cuando derrotamos al campeón de Kanto, en nuestro gameboy en blanco y negro, con la ayuda del starter que elegimos y el equipo que se fue construyendo mientras pasábamos el juego. En el perfil de cada pokémon aparecían unos numeritos que nos tenían sin cuidado, porque toda nuestra atención estaba centrada en memorizar qué tipo era efectivo o débil contra los otros; esa información, en la mayoría de los casos, decidía quién vencería y sigue siendo uno de los aspectos más importantes cuando diseñamos un equipo.

En ese entonces, no éramos capaces de ver a qué pokémon enseñarle la preciadísima TM 26 (Earthquake, sólo había una por partida) y terminábamos por usarla en nuestro Charizard o en nuestro Blastoise. Era un muy buen ataque, pero en realidad daba igual. Ningún Bug Catcher, ningún líder de gimnasio, ni POKEWEEK Laboratorio Pokémon El mundo después de Pokémon XY 2-Animemxsiquiera el mismísimo campeón de Kanto habían logrado doblegar a nuestro starter. Hasta ahí, nuestro conocimiento del juego era suficiente, pero, ¿qué ocurría si querías ir más allá del campeón?

Para ello, había que enfrentarte con otros campeones, es decir, los amigos de la escuela que también tenían gameboy y que también habían derrotado al sobrino del profesor Oak. No muchos tuvieron esta suerte, de modo que, al terminar el juego, no pudieron darse cuenta de lo importante que resulta ganar, lo importante es ser mejor que nadie más.

PERO TODO CAMBIÓ CUANDO LA NACIÓN DE HOENN LLEGÓ

POKEWEEK Laboratorio Pokémon El mundo después de Pokémon XY 3-AnimemxLa segunda generación llegó a la cúspide de lo que significaría jugar una versión, 16 gimnasios, dos campeones y 100 nuevos pokémon por atrapar. Johto era un lugar repleto de nuevos entrenadores, misterios como las crías pokémon, diferentes tipos de pokébolas y los ítems que podían llevar en batalla, además del hecho de que Mewtwo por fin podía perder contra un pokémon, Tyranitar; con el nuevo tipo siniestro el balance parecía restaurado. Después de esta segunda generación la categoría de SPECIAL se dividió en ataque especial y defensa especial y, aunque no bastaba para prestar suficiente atención a los numeritos que aparecían en la información de mis pokémon, sí nos hizo intuir de algún modo, si no lo habíamos hecho, que esos números eran los responsables de que mi Thyplosion no le hiciera un rasguño a una Blissey, a pesar de que ésta se viera adorable, y de que la mejor opción para derrotar a un Steelix era un flamethrower y no un earthquake, pese a que ambos ataques eran súper efectivos contra él.

Con la tercera generación, el gameplay se complicó hasta lo inimaginable. Quizá por eso es una de las generaciones que menos gustó cuando salió al público, especialmente porque no tiene la magia ni los misterios de Johto. Por otra parte, los diseños de los pokémon no fueron tan del agrado de los fans. Para la mayoría de las personas que juegan pokémon estos dos aspectos son fundamentales, pero para quienes empezaron a descubrir en Johto las estrategias y los modos de ganar en los combates Hoenn fue una revelación.

POKEWEEK Laboratorio Pokémon El mundo después de Pokémon XY 4-Animemx

En el principio, nos parecía curioso que ahora en la información de nuestros pokémon semostrara una naturaleza, lo que contribuía a que cada uno fuera único. Era genial que mi Swampert fuera Brave (Audaz), pero me preocupaba que mi Sceptile me desobedeciera con una naturaleza Naughty (Pícara). Ésta y otras teorías empezaban a ser importantes para el juego, donde empezaba a importar más de la cuenta por qué había una diferencia tan grande entre un pokémon y otro de la misma especie. ¿Por qué mi Metagross Mild (Afable) no tenía ninguna oportunidad contra el Metagross Adamant (Firme) de mi rival?

Por si esto fuera poco, también se introdujeron las habilidades. Mientras algunos pokémon eran tan intimidantes que bajaban el ataque del enemigo, otros eran inmunes al veneno o incluso podían hacer llover con sólo mostrarse en el campo de batalla. Todas eran nuevas posibilidades que exigían más de nuestra memoria; para ganar podía ser indispensable recordar que un Earthquake (Terremoto) nunca mataría a un Weezing o a un Gengar, porque ahora levitaban.

POKEWEEK Laboratorio Pokémon El mundo después de Pokémon XY 5-AnimemxCon esto, también llegó una obsesión: ya no era suficiente entrenar a los pokémon que me gustaban (ni siquiera a los que me parecían fuertes), además era necesario que mi Dragonite fuera igual o más fuerte, resistente y veloz que otros Dragonite. En la tercera generación, el jugador competitivo por fin prestó atención a los numeritos de cada pokémon porque se dio cuenta de que esta información, además de la efectividad de los tipos, era necesaria para ganar. Por ello, el método para criar alcanzó su verdadera importancia y, aunque en ese entonces obtener un pokémon con genes perfectos y con una naturaleza adecuada era sólo un sueño o una posibilidad del Game Shark, muchos entrenadores que querían pokémon legítimos para pelear llenaron cajas y cajas de Abras, Feebas y Bagons, con la esperanza de obtener una herramienta de victoria. Con esto, la tercera generación alejó un poco al jugador competitivo de lo que serían los ideales de la primera generación de pokémon, la confianza, el vínculo con una criatura virtual.

Este artículo llega a ustedes por cortesía de Atomix. ¡Encuéntralo completo junto con más contenidos increíbles en la PokeWeek!

Compartir

Acerca del Autor

Amante del anime, videojuegos y cine clase B. Es fan del Super Sentai y cree que Godzilla le gana a cualquier monstruo. Llora cuando le ponen la ópera de Final Fantasy VI y con las canciones de X-Japan. @Ryudokun http://about.me/Ryudokun

Ver todos los articulos de Ryudo