¿Por dónde empezar?

¿Por dónde empezar?

Como todos en esta vida, alguna vez fui un niño pequeño. No sé qué tan común fueran las cosas que me sucedían, pero al fin y al cabo, sucedían. Entonces un buen día hice un viaje con mis papás y no sabiendo qué hacer conmigo se les ocurrió una gran solución, dejarme en una juguetería. Entonces nos fuimos de “shopping” a un centro comercial en San Antonio, TX, esto fue mucho antes del TLC, la globalización y la internet así que en una juguetería donde pensaba comprar todo con mis 5 dólares me tope con un juguete de lo más extraño: Se trataba de un “avión espacial” pequeño pero muy detallado, en una cajita en donde se veía volando por el espacio algo así como un avión de combate F14 pero con unas turbinas para viajar por el cosmos. Lo mejor era que me alcanzaba con lo que me habían dado mis papás y me sobraba bastante así que decidí comprarlo. Mas tarde lo desempaqué con emoción y me topé con una figura completamente desarmada y sin los brillantes colores que lucía en su cajita.

Las letras extrañas imposibles de leer me hicieron pensar que sencillamente yo no sabía hablar inglés y apenas hacía poco había aprendido a leer así que quizá todo era cuestión de poner más atención a la próxima. Algún tiempo después en la televisión me topé con el éxito de toda una generación: Robotech. Me sorprendió ver que hasta entonces me había topado con un mundo nuevo sin haberme dado cuenta, me fui a buscar aquella olvidada cajita y mi avión extraño que ahora sabía que era una valquiria del escuadrón skull en modalidad caza y entonces descubrí el exótico mundo de las figuras de PVC, los armables y el Anime… aunque tan solo era el principio.

Coleccionar las figuras de PVC es toda una labor, de por sí hay algunas piezas que son complicadas de adquirir por ser ediciones limitadas, cuando estamos a miles y miles kilómetros de distancia y hasta en “mundos” diferentes, desde el plano económico. Pero nada se compara al gusto de poder ver de cerca a tus personajes favoritos y sentir que los conoces en persona y hasta de manera muy cercana cuando te dedicas al fino arte de pintar las figuras o conseguir piezas ya terminadas pero de gran rareza al puro estilo de coleccionista de arte.

Debo confesar que no soy un gran acumulador de figuras de PVC y una vida de distancia y muchas mudanzas en mi haber me han hecho ir dejando esparcidas muchas piezas coleccionables y mi anhelo es encontrar una galería o museo en donde pueda ver exhibidas en vitrinas o repisas muchas de las piezas que he conocido personalmente. Aunque claro, un viaje a la tienda de “hobbies” más cercana siempre es lo más parecido.

Compartir
  • DemonJOQ

    Yo siempre he querido coleccionar figuras de PVC y pintarlas, pero la suerte que tuvo mi colección de carritos siempre me detiene pero siempre es bonito ver una vitrina con estatuas y modelos.

  • http://www.facebook.com/mogo.khan Mogo Khan

    Muy recomendable comenzar con algunas figuras sencillas ya pintadas y armadas (para tener idea de cómo deben quedar) siempre puedes comenzar a pintar miniaturas onda warhammer porque son de metal (lavables) o aviones a escala y así perfeccionar la técnica ya sea con pinceles, aerógrafo o sus combinaciones antes de lanzarte a desgraciar una Mikuru-chan edición especial o algo por el estilo.