Ribbon No Kishi: De Princesa a Caballero

Ribbon No Kishi: De Princesa a Caballero

Uno de los mangas más representativos del gran Osamu Tezuka es sin duda Ribbon no KishiEl Caballero del Listón– mejor conocido por estos lares como La Princesa Caballero, a quien yo considero como la abuelita de toda heroína shojo. En Latinoamérica tuvimos la oportunidad de ver su versión animada, pero ¿qué hay del manga?

Cuenta la leyenda que cuando un bebé está a punto de nacer el mismo Dios elige si será niño o niña dependiendo del color del corazón que quiera otorgarle: píldora azul, píldora ro… ejem… quiero decir, un corazón azul para los chamacos, y un corazón rojo para las chavitas. Pero hasta en el mismo cielo hay ángeles traviesos que andan creando tremendos líos: ese es Tinko Cachito– quien en una de sus jugarretas le da un corazón azul a un bebé justo antes de que Dios Padre decida que será niña. El resultado, en el mundo nacerá una niña que tendrá un corazón de niño –a eso le llamo yo comenzar con un conflicto de identidad.

El problema se hace más grande, cuando éste bebé resulta ser el heredero del Reino de Valle Plateado, dónde hay una regla muy estricta en cuanto al derecho de las mujeres a gobernar. Si el primogénito del Rey es varón no hay problema, tiene derecho al trono, pero si es mujer ese derecho le corresponderá al hijo varón del siguiente personaje en la línea de sucesión, que en este caso por decisión mangaka-divina es el hijo del Duque Duraluminio, un chico de nombre Plásticode verdad ese es su nombre.

Con esto entendemos que el Consejero es el malvado del cuento y por ningún motivo su inútil hijo puede ser Rey, porque él será la fachada mientras el verdadero gobernante, el que moverá las riendas de esa nación será su ambicioso padre. Es por esta razón que cuando los monarcas reciben a su hija recién nacida, toman la difícil decisión de darla a conocer como un fuerte varón y todos en el Reino celebrarán la llegada del futuro Rey a quien pusieron el ambiguo nombre de Zafiropuede ser utilizado tanto para hombres como mujeres, pero si me preguntan yo creo que es muy femenino.

Frente a todos Zafiro es el valiente Príncipe, pero cuando nadie la ve, adora usar vestidos y en el fondo desea poder disfrutar su feminidad sin restricciones. Ella siempre ha sabido cuál es su situación y apoya totalmente a sus padres, pero eso no quiere decir que esté muy de acuerdo.

¡Oh! Pero nuestro ángel travieso no salió bien librado después de su pequeña intervención, como castigo Dios le quita sus alas enviándolo a la Tierra para que recupere el corazón azul de Zafiro y ella sea una mujer al 100%, y miren que se las verá negras para lograrlo. Para ella, poseer dos corazones tiene sus ventajas: cuenta con las cualidades físicas de una señorita, pero es aguerrida, valiente, fuerte y gallarda como el mejor de los caballeros.

Zafiro tendrá que pasar un sinfín de aventuras para evitar que Duraluminio consiga sus objetivos, se enamorará del Príncipe Franz de Valle Doradoy no es en Satélite, Edo. Mex.-, habrá una bruja malvada que también quiera robarle su corazón, un encuentro con la diosa Venus y hasta en alta mar con los piratas se verá involucrada. Si creían que Candy era la única cuya vida era desdichada y sufría, Zafiro le dice “Quítate que ahí te voy”.

A diferencia del anime que está enfocado a un público infantil, en lo personal considero que el manga es un poco más adulto y profundo en los temas que aborda, desde el conflicto de identidad, amores no correspondidos y unas cuantas obsesiones, la traición y hasta el asesinato –muy al estilo shakesperiano. La historia se recopila en 3 volúmenes y fue publicada por Kodansha durante los años 1953 a 1956. A casi 60 años de su aparición es una historia que todo fan del shojo manga debe leer.

¿Sabían que hay una continuación llamada Twin Knights? Pero como diría la tía Chonita, esa es otra historia que contaremos en otro momento.

Compartir

Acerca del Autor

genio incomprendido con complejo de artista... leo, dibujo, escribo y amo la música ♫ @elbereth2982

Ver todos los articulos de Elbereth Stargazer