Okazaki Tomoya es el típico, quintaesencial, delincuente de colegio. Por lo menos según el anime. Ya antes he confesado mi inclinación por los Slice of Life / High School / Harem. Así pues Clannad es la historia perfecta para dedicarle un fin de semana, una buena tarde en casa o sencillamente para sentir que recuerdas viejos tiempos.

Vagando diariamente después de clase, llegando tarde y evitando estar en casa Tomoya se encuentra casi por casualidad, aunque sabemos que la casualidad no existe, con un personaje con tantos defectos que en realidad parecen virtudes. Furukawa Nagisa tiene uno de los mejores ritos de automotivación que he podido conocer: para superar tu miedo ante cualquier cosa menciona en voz alta uno de tus platillos favoritos.

Es así como dos vidas extrañas y con muchos obstáculos por delante se lanzan tomados sutilmente de la mano para enfrentar el complejo proceso de crecer. Digna de ser la madre de todas las telenovelas, el ejemplo a seguir de muchos dramas y con muestras de una gran animación Clannad tiene diferentes arcos, todos con sus distintos matices e intereses. Pero enmarcado en un ambiente cotidiano y tan cercano que uno no puede evitar apropiarse de algunos elementos, empatizar pues.

El intro de esta serie es uno de los más aplaudidos y emulados. Los efectos de viento en la presentación de cada personaje junto con su nombre completo le agregan al mismo tiempo belleza y dramatismo.

clannad11-1[1]

Además la historia de la niña en el mundo que llegó a su fin, me parece una abstracción creada magistralmente para que cada quien se ponga el saco a su manera y se apropie de ese toque de misterio en toda la serie. Si mal no recuerdo el nombre deriva del concepto de Clan y comunidad, lo cual tiene mucho que ver y toma especial importancia en la secuela de esta saga, lo cual es también muy disfrutable ya que por si sola esta primera parte es una historia completa con un gran final y para aquellos que no pueden dejar las cosas sin saber un poco más esta Clannad: After Story de la cual vale la pena hablar… más adelante.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada