Toradora! Tuvo una excelente OVA que más bien fue algo así como un capítulo perdido que se incluyo en el lanzamiento de bluray titulado Bento no Gokui y que de inmediato se volvió uno de mis favoritos, simple y sencillamente porque incluye dos elementos básicos para la vida: la voz de TsundeRie y el tema de la comida.

Los obentos prácticamente los podemos describir como el lunch japonés por excelencia… por lo menos en el mundo del anime. En todas las culturas y sociedades el contar con comida sencilla, nutritiva y transportable es más fundamental que la evolución de la rueda. Los amigos de Oaxaca tienen una masita hecha con almendras, maíz y una cosa conocida como “flor” que se envuelve en un lienzo y se podía llevar a todos lados, solamente necesitabas encontrar un río o cualquier fuente de agua para mezclarlo y tener un alimento muy útil para cualquier viajero y sobreviviente: el famoso tejate. Los ingleses eventualmente encontraron la bondad de tomar carne seca o encurtida y ponerla entre dos rebanadas de pan para tener un alimento completo y transportable. En la India el transporte de comida casera en “fiambreras” es casi una ciencia, un servicio de mensajería indispensable en las zonas sobrepobladas y súper congestionadas han permitido que se desarrolle un sistema complejo y extravagante que permite que todos los días puntualmente a la hora de la comida cualquier oficinista pueda recibir su comida directo desde la cocina de casa hasta su escritorio.

Pero no todo se concentra en la oportunidad de la entrega o lo compacto sino también la belleza. Los obentos no solamente buscan ser comida que podamos llevar para almorzar, es necesario ir un poco más allá de la tradicional torta de jamón durante el receso en la escuela. Como una característica comida asiática, el arroz juega un papel importante pero también la estética y la variedad.

Personalmente mi clásico favorito es el obento que incluye un buen arroz al vapor (Gohan) con algo de pimienta por aquello de que me gusta “tropicalizar” las cosas, tamagoyaki y mis favoritos salchipulpos. Al final, podría decir que sencillamente es un almuerzo típico que podría encontrar en muchas casas de mi colonia. Arroz, salchicha y huevo…  creo que también podría envolverlo todo junto y hacer un taco o acomodarlo entre dos panes y tener una buena torta. Pero como el acomodo de los factores sí altera el producto, mi presentación favorita es en modalidad obento.

Principalmente los salchipulpos son más sencillos de preparar de lo que parece, todo se reduce a saber cortar correctamente una salchicha normal o tamaño coctel. El tamagoyaki requiere un poco de práctica antes de poder dominar la técnica y que quede en verdad como un rollito y no solo como una omelette mal hecha. Pero como todo en la vida, la práctica hace al maestro.

Leave a Reply

Your email address will not be published