¿Qué tanto estarías dispuesto a hacer para convertirte en un personaje de anime de carne y hueso? Y no estoy hablando de cosplay, sino ser una muñeca de anime las 24 horas del día, los 365 días del año y así por lo que dure tu vida. Entra en la nota y conoce a Anastasiya Shpagina.

Imagina que en un día cualquiera, de esas veces que mientras caminas vas pensando en la inmortalidad del cangrejo y de pronto te encuentras con una persona de larga cabellera lila y una figura envidiable –que sólo  puedes llegar a conseguir si te sometes a una estricta dieta de lechuga y agua-, pero eso no es lo más sorprendente, cuando gira su rostro para mirarte, te das cuenta que sus ojos son idénticos a los que has visto en todas y cada una de las series de anime que entretienen tus tardes de ocio: expresivamente grandes y llamativos

Ya es normal encontrarte con personas que quieran disfrazarse de sus personajes favoritos, el cosplay se ha convertido en un arte y quien se esfuerza en lograr un disfraz, aunado a la caracterización del personaje, puede llegar a hacer de esa actividad su modus vivendi. Sin embargo, que pasa cuando disfrazarte ya no es suficiente y decides modificar tu cuerpo para realmente convertirte en una muñeca de carne y hueso

Anastasiya Shpagina es una muchacha ucraniana de 19 años que bajó 40 kilos para poder convertirse en una muñeca viviente y no sólo eso, la forma en que se maquilla el rostro, principalmente los ojos, nos da la sensación de estar viendo un personaje en vivo y en directo. Es cierto que un buen maquillaje puede alterar el rostro de una persona y no necesita usar máscaras o algún tipo de aditamento para lograr esas modificaciones, pero el resultado que esta chica obtiene con pasar 30 minutos adornando sus ojos es realmente impresionante.

Por lo que he leído, este tipo de cambios se están volviendo una moda y Anatasiya no es la única que ha realizado modificaciones físicas para conseguir su look de muñeca, además ha adoptado el nombre japonés de Fukkacumi como parte de esta transformación. Tiene un canal de Youtube donde se pueden ver varias entrevistas y videos alrededor de estos cambios, desgraciadamente sólo están en ruso. También podemos encontrar su cuenta en la red social VK, donde ya tiene más de 28 mil seguidores.

Sinceramente, por muy fan que sea del anime, yo no lo haría, pero cada quien sabe lo que hace con su cuerpo y en que lo ocupa, ¿no creen?

Fuente: Animal Político

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada