Dentro del shojo manga uno de los personajes cliché más frecuentes es la típica chica común y corriente, generalmente muy pobre, que llega a un lugar, generalmente una escuela, donde su condición social es una terrible deshonra y por ello, generalmente es despreciada cual patito feo, o bien ignorada magistralmente. De las dos últimas opciones, la segunda es la mejor.

Esta es la historia de Makino Tsukushi, una de esas tantas chicas del montón que por méritos propios logra entrar a la Academia Eitoku, un prestigioso colegio al cual asisten los hijos de las familias más ricas y nobles de Japón. Me pregunto yo, ¿porqué estas chicas eligen escuelas así, si saben de sobra que será una tortura? Me respondo yo misma, porque de lo contrario no habría historia.

La meta de Makino es pasar desapercibida los que dura su educación, ser invisible sin crear problemas, y todo iba bien hasta que su espíritu de heroína emerge al tratar de defender a quien consideraba su única amiga de ser agredida por el F4… no estoy hablando de autos de carreras, pero estoy segura que si alguno de los integrantes de este peculiar grupo lo quisiera tendría una escudería a su alcance. Se trata de cuatro muchachos, galanes, buenas personas, considerados, nada problemáticos… a quien quiero engañar, ¡son todo menos eso! Pero si son los hijos de las familias poderosas del país, además alumnos de Eitoku, estos son su realeza, cuya influencia es mayor a la del propio director, ni los profesores pueden con ellos.

El F4 es liderado por el cabezota de Tsukasa Domyoji, un ególatra creído con pésimo vocabulario (ni hablar bien sabe) y sobre todo caprichoso, acostumbrado a que sus órdenes sean cumplidas a la primera. Le siguen Hanazawa Rui, el callado, Soujiro Nishikado un mujeriego y cuya familia es conocida por estar en el negocio del té, y por último Mimasaka Akira, otro playboy y su familia, digamos, no está metida en cuestiones muy legales.

Regresando al incidente, la oposición de Makino a los deseos del F4 la hace acreedora de una tarjeta roja. ¡Si! Literalmente le sacan la tarjeta roja (¡esto fue una expulsación!) y de ahí pa’l real su vida, de por si complicada, se vuelve miserable. Si el F4 te otorga una de esas temidas tarjetitas has sido declarado estudiante non-grato y los alumnos tienen la obligación de molestarte hasta cansarse. Traducción: serás víctima de bullying.

A partir de entonces, todas las situaciones por las que pasa la pobre Makino son para llorar y salir corriendo, porque cuando hablo de violencia estudiantil me refiero a ella en el sentido más estricto de la frase. Una de las escenas más fuertes y que tengo bien presente es la tremenda golpiza que le ponen entre un grupo numeroso de alumnos, hombres y mujeres por igual, le dan una arrastrada por el patio y hasta la amarran a un auto. Ahora comprenden porque digo que su vida es miserable.

Sin embargo, contrario a lo que pudiéramos pensar, no se rinde. Es más, le cambia la jugada al F4, sacando su propia tarjeta roja y declarando la guerra. ¡Chica Valiente!

Makino también tiene su corazoncito y se enamora de Hanazawa Rui, el más pacífico, por no decir apático, del F4, pero el muchacho ni siquiera la pela porque anda pensando en su amor de toda la vida, aunque eventualmente llega a mirarla con otros ojos lo cual ocasionará un conflicto entre los miembros de su grupo, porque alguien más cambiará de opinión acerca de la pobre muchacha sufrida.

Domyoji vs. Makino. Las dos personalidades más explosivas de la serie, una que no se deja y el otro empeñado en que se deje.

Se conocieron y se odiaron, pero al final él termina amándola. Ahí tenemos otro típico cliché: del odio al amor hay un corto paso. El violento Tsukasa cae rendido ante los encantos de Makino, mas bien al principio fue capricho y conforme pasa el tiempo llega a sentir un amor muy profundo por ella al grado de desafiar a su familia y renunciar a su apellido con tal de tenerla cerca.

Pero, ¿y que hay de los sentimientos de Makino? Eso lo tendrán que descubrir ustedes, lo único que les puedo adelantar es que esta chica a pesar de ser muy tenaz, es necia y no quiere darse cuenta de la situación. Más aun, aceptar los sentimientos de Tsukasa o de Rui significa dejar de ser una muchacha de barrio a una distinguida dama de una familia poderosa, convirtiéndola en una de las nuevas cenicientas.

Datos Técnicos

Autor: Yoko Kamio

Estudio: Toei Animation

Total de Episodios: 51

También existe un dorama y una película, pero de ellas hablaré en otra ocasión porque hay diferencias notorias con el anime-manga.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada