Joji Wada, responsable del anime Shingeki no Kyojin, nos da su punto de vista sobre la industria del anime actualmente. ¿Cuáles crees que sean sus opiniones?

Después de las declaraciones de Hayao Miyazaki al respecto de la industria del anime y cómo ha perdido terreno frente a potencias como Corea del Sur, el panorama parecería no muy alentador. A pesar de todo esto, Joji Wada piensa de otra manera.

Joji-Wada

El autor y presidente de Wit Studio habló con el diairo The Nikkei sobre el éxito que ha tenido Shingeki no Kyojin fuera de Japón, aquí les presentamos algunos fragmentos de la entrevista.

P: ¿Qué aspectos del manga original son tus favoritos?

R: En la historia, los humanos viven en una sociedad rodeada por muros. El personaje principal comienza a imaginar qué habrá afuera de esos muros, pero en el momento en el que está a punto de descubrirlo, los humanos son atacados por titanes. Creo que esta historia habla a los corazones de personas de todas las generaciones, tanto en Japón como en otros países. La situación del personaje principal refleja lo que los jóvenes en Japón o los empresarios en Europa y Estados Unidos encuentran en ellos mismos. El “muro” de la universidad brinda cierta protección, pero después de la graduación, los estudiantes son echados de cabeza a una dura realidad donde no hay más empleo de por vida y entran a una sociedad global totalmente competitiva. Ésta es una historia con la que todos podemos identificarnos. Personalmente creo que la historia está directamente relacionada con las circunstancias en las que estuve, como cuando tuve que dejar una compañía y empezar la mía.

 P: ¿Qué retos enfrentaste en cuestión de gráficos?

R: La característica principal de la versión animada de Shingeki ko Kyojin es la representación de los movimientos rápidos. Por ejemplo, chicos vistiendo el equipo 3D para luchar contra los titanes dando vueltas alrededor de la ciudad y a través del bosque. La clave para realizar tal efecto fue el dibujo digital de los personajes usando tabletas gráficas en vez de lápiz y papel. La eficiencia del trabajo mejoró mucho haciendo todo de manera digital y con la colaboración entre animadores, encargados de dibujar las imágenes y el equipo de CG, ayudaron a crear un nuevo estilo en gráficos.

P: ¿Cómo fue la respuesta internacionalmente?Shingeki-no-kyojin-01

R: El año pasado fui a convenciones de anime realizadas en Estados Unidos, Inglaterra y Singapur y me sorprendió ver a tantos jóvenes vistiendo el equipo 3D de maniobras. Algunas de las respuestas que recibí también fueron inesperadas. Por ejemplo, en Estados Unidos, la gente ama a los personajes femeninos fuertes como el papel que interpretó Milla Jovovich en Biohazard, también conocido como Resident Evil, y ellos ven en Mikasa, amiga del personaje principal, un nuevo modelo de heroína. Una persona incluso me dijo: “¿Es una nueva película de zombies, verdad?”

Nosotros no creamos intencionalmente el anime de manera que se volviera popular para el público extranjero. Es el resultado de tomar lo que creímos sería interesante y volverlo anime.  Dicho esto, hemos estado absorbiendo la cultura americana de manera natural desde la infancia. Usando esa sensibilidad que hemos adquirido, creo que podemos crear trabajos que sean únicos en Japón y que a la vez sean atractivos para una audiencia global.

P: Algunos dicen que el anime japonés está perdiendo competitividad frente a aquellos que están hechos en Corea del Sur y otros países asiáticos ¿qué opinas de ello?

Shingeki no Kyojin Eren MikasaR: Las compañías en Corea del Sur crean animaciones teniendo en mente desde el principio a una audiencia global como objetivo, particularmente el público en Estados Unidos. Pienso que es algo maravilloso, pero también creo que hay que examinar de cerca lo que sentimos en Japón y cómo el mundo del lenguaje japonés nos lleva a crear nuevos y originales trabajos.

Shingeki no Kyojin no muestra a los robots gigantes o a las chicas lindas que son tan populares entre los fanáticos del anime y tiene escenas crueles. Va en contra de la “fórmula para un show exitoso” en la industria del anime, pero la calidad de los gráficos y la trama de la historia han ganado muchos seguidores. Por otra parte, el anime generó mucho movimiento en internet casi al mismo tiempo en que se transmitió en Japón. También hay respeto global por el anime japonés gracias a las obras extraordinarias de nuestros predecesores. Yo creo que hay esperanza y potencial en el anime japonés.

El manga original de Shingeki no Kyojin se ha publicado desde el 2009 y tiene una circulación de 30 millones de copias tan solo en Japón. Ha sido traducido a 8 idiomas y es distribuido en una docena de países. Los países donde es más popular son Estados Unidos (660,000 copias vendidas), Corea del Sur (530,000 copias) y Taiwan (420,000). La versión animada estuvo disponible en casi 30 países en abril del año pasado  y terminó en el otoño. La filmación de la versión live-action empezará este año.

Fuente: Nikkei

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada