Hace tiempo terminé viviendo un exilio que duró cerca de dos años, los cuales entre muchas otras cosas fueron bastante llevaderos pues en el pueblito en donde me encontraba viviendo, la vida transcurría a una velocidad que hacía parecer al mismo trainspotting como un deporte extremo, pero de alguna extraordinaria manera había un pequeño negocio, changarrito pues, que evolucionó de algo que rayaba el arte a un blockbuster. Debo decir, que nunca más he vuelto a encontrar un establecimiento de este tipo con semejante sección de cine de arte y mucho menos con la mitad del catálogo de anime (legal además) que he podido disfrutar.

Así pues durante mi estancia en tierras del sur (de México) pude disfrutar de joyas como la edición platino de Evangelion, que para mi fue como la tercer versión que vi pero sigue siendo mi preferida, todos los clásicos de Studio Ghibli, algunas rarezas como Metropolis o hasta series mas o menos recientes, de hecho fue ahí donde me topé por primera vez con Shakugan no shana. Siempre tuve la sospecha que el hijo del propietario era todo un otaku y conocedor de buen cine porque también había excelentes películas de Kurosawa y muchos otros clásicos y tal como se estila en la zona dicho otaku tuvo que migrar en busca de algún sustento y mientras su  familia integró el catálogo de la colección a los anaqueles del negocio familiar, solo así puedo entender tan buenos anaqueles llenos de series que en su momento tuvieron que costar una buena lana, pero en fin.

La primera vez que visité semejante lugar, antes de notar todos los tesoros ocultos me llamó la atención un dvd bastante interesante, al mismo tiempo parecía algo que ya había visto, con un titulo bastante simplón pero que de alguna forma no dejaba de ser atractivo: Steamboy.

Si eres fan del steampunk / action / sci fi sencillamente éste título es para conocerlo al derecho y al revés, si no es el caso, no importa, la película vale mucho la pena, por momentos se parece a muchas otras cosas, pero en realidad se puede ver o interpretar como el inicio del género. ¡Alto! guarden el equipo de linchamiento portátil y apaguen la leña verde, no estoy diciendo que con esta película se haya creado el género steampunk, pero si me atrevo a decir que es una película que le entrega toda una nueva perspectiva de credibilidad al género, ya no solo se trata de combinar engranes y sombreros de bombín, sino que Steamboy nos plantea una realidad alterna en donde la máquina de vapor verdaderamente podría tomar su lugar como LA fuente de energía del progreso y del futuro.

La historia pretende ser autosustentable por lo que en muy poco tiempo pasan muchas cosas, pero no por eso pierde sentido sino que te deja queriendo tener más, desafortunadamente más allá del material adicional que tiene el dvd (también muy bueno aunque escaso) no hay mucho más sobre las aventuras de steamboy o Scarlett O’Hara como los créditos finales nos hacen creer, ups, ya les conté el final, son un montón de letritas y kanjis.

En fin, el mismísimo Ootomo Katsuhiro a quien conocemos nada más por unos cuantos trabajos que tiene por ahí entre otros uno que quizá no conozcan y se llama Akira, pues en esta película también es de su obra original y dirección así que quien sabe, igual y en una de esas Steamboy también pega. Las aventuras de la familia Steam (a qué se dedicarán) se enfrentan, literalmente, por obtener el control de la steam ball con la cual se puede construir un gran número de máquinas de vapor. Todo esto sucede en una inglaterra victoriana muy bien diseñada y ambientada lo cual nos deja ver por momentos por qué se trata de la película más costosa (hasta ahora) en la historia del anime. Por ahí dicen que fueron nada más 2.4 billones de yenes (no se de cuales billones, si de los gringos o de los nuestros) el caso es que fueron unos 20 millones de dólares lo que costó la producción de esta película que estuvo siempre bajo el ojo vigilante de Katsuhiro sensei hasta que recibió a satisfacción un producto al cual aceptó ponerle su firma y sello de aprobación.

Leave a Reply

Your email address will not be published