Uno de los clásicos de anime renace en esta edición de DVDs.

Doblaje original de la TV y una edición que no puedes dejar pasar. ¡sigue leyendo! 

Mi infancia

Mi mente voló hacia treinta años atrás, me venían imágenes de mi cuarto, mis juguetes, mis hermanos… y por supuesto las caricaturas que tanto nos gustaban y nos hacían reír y llorar. Siempre tuve con quien jugar… siempre tuve increíbles juguetes de los que “ya no hacen”… siempre tuve ídolos y ejemplos a seguir en héroes inmortales de la TV y villanos antagónicos míticos… años y años de imágenes y sanos recuerdos revoloteaban en mi cabeza . Yo creo que mi padre se extrañó de verme allí parado en el Sanborns manoseando esa caja de plástico, lo cierto es que llevábamos ya varios minutos y su creciente desesperación era evidente, a tal grado que prefirió arrebatármela e ir a pagarla en la caja con tal de irnos. Ciertamente a esta edad (casi 35 añotes) no recibo muchos regalos, ni siquiera en mi cumpleaños, por lo que cada vez que recibo algo de alguien, yo busco darle un significado especial… una razón mágica, divina, trascendental y/o universal. Y así fue en realidad.

Me regaló los DVDs de la serie completa de Mazinger Z

El que fuera mi padre quien me la diera, el que fuera justamente MAZINGER Z y que coincidiera con mi reintegro en las filas de anime.es… me obligaban a tomarla en mis manos y el comprometerme a hacerle eco en las huestes de esta comunidad animera.

Así es, por años Mazinger Z fue la serie animada más popular en nuestro país. Así fueras un niño de cinco años o un adolescente de quince, todo México se sentaba a ver el nuevo episodio de esta serie de manera religiosa allá a principio de los años ochenta. No era para menos, esta serie introdujo el concepto del robot piloteado por un adolescente, y con ello la creación del género y toda una revolución en la industria de la ciencia ficción y la fantasía. Su creador Go Nagai es sin duda uno de los principales pilares del Manga/Anime en el mundo, y tan sólo a él se le atribuyen la creación de dos vertientes del género: el mecha y el hentai. Casi simultáneamente a Mazinger Z, creó a el famoso Devilman en su natal Japón de 1972 a 1974.

El doctor Juzo Kabuto crea una super-aleación Z a partir de un nuevo elemento: El Japanio, el cual tiene su única reserva en las faldas del monte Fuji. Junto a este brillante descubrimiento nace una nueva forma de producción de energía ligera, la energía foto-atómica y con ella la promesa de un futuro brillante para la humanidad. Sin embargo el día del anuncio de sus importantes descubrimientos al mundo, el Dr. Kabuto se retira y deja encargado del instituto de estudios foto-atómicos a su aprendiz el Dr. Yumi.

Secretamente crea con la super-aleación Z un robot gigante casi indestructible al cual llama Mazinger Z para combatir el ejército de bestias mecánicas del Dr. Hell. Ambos doctores, se conocieron previamente como miembros de un equipo arqueológico japonés que descubren las ruinas de una civilización de Miqueneses, en las islas griegas de Rodas. En su investigación descubren que el imperio miquenes utilizó robots gigantes de metal para repeler a sus enemigos, aún así su poderío, no pudieron sobrevivir un terrible temblor del mediterráneo el cual acabó por desaparecerlos. El robot miquenese era el descubrimiento del siglo, sin embargo el Dr. Hell, quien era un colega alemán dentro del grupo, los traiciona e implantando controles en los recién restaurados robots asesina a todo el grupo de arqueólogos, buscando con ello conquistar el mundo con estas nuevas armas en sus manos. De esta masacre logra escapar el Dr. Kabuto no sin antes jurar detener al Dr. Hell y frustrar sus siniestros planes de dominación mundial.

Sabiendo de la importante descubrimiento de creación de energía ligera fotoatómica, el Dr. Hell lanza un ataque para apoderarse del instituto y manda a asesinar al Dr. Kabuto en manos del Barón Ashler (un extraño ser mitad hombre, mitad mujer) quien es además una super-mente criminal y uno de sus generales. El Dr. Kabuto es asesinado, no sin evitar así el que entregue a su nieto Koji su última creación dejándole a él la responsabilidad de convertirse en un “santo o un diablo”.

El aún inexperto Koji Kabuto toma los controles del poderoso Mazinger Z y con la ayuda de Sayaka Yumi (hija del Dr. Yumi) quien pilotea a Afrodita A (un robot sin armas, con fines de investigación del instituto), se enfrentan al ejército de monstruos mecánicos del Dr. Hell.

En México, solo hubo licencia para transmitir los primeros 92 capítulos de la serie animada. Sin embargo existimos varios “afortunados” que pudimos ver en la Ciudad de México una película bootleg de Mazinger Z (aunque TOEI afirma que no hubo licencia para tal), En febrero de 1987 en 23 salas de la ciudad se exhibió “El invencible Mazinger Z y Vuelve el invencible Mazinger Z” durante siete semanas (más del tiempo que muchas películas duraban en cartelera), era una edición realizada por Cadicy International que montaba las películas “Mazinger Z contra el General Negro” y “Gran Mazinger contra Getter Robot”.

No podemos mencionar a Mazinger Z sin evocar el recuerdo de otro ídolo caído de nuestra infancia. Todos los días, antes de nuestras series favoritas Ramiro Gamboa aka “El Tío Gamboín” salía a relucir, él es recordado como uno de los anunciadores de la barra de dibujos animados de XHGC-TV (Canal 5 de Televisa). Por allí cuentan las leyendas que fue precisamente El Tío Gamboín quien “eligió” Mazinger Z para su barra de caricaturas para TV, eso sí, no antes sin precisar “Nada más quítenle las chichis”.

Info del nuevo DVD Box de Mazinger Z con el doblaje original:

http://www.zimaent.com.mx/_sinopsis_DVD/mazinger%20z.htm

La calidad diría yo que es “buena”, recordemos que es una serie que fue transmitida hace años y originalmente hecha  para TV (cuando no existía la alta definición), y por lo menos mejor que mis grabaciones en “beta” si son. El precio esta entre los $500.00 pesos (eso me costó a mí, ya con el descuento de sanborns) lo cual se me hizo más que accesible por toda la serie. (gracias @artemio por preguntar). Otra cosa que me llamó mucho la atención, fue el detalle de los estampados de los discos, valen realmente la pena como un artículo de colección.

Leave a Reply

Your email address will not be published