Kona-chan sensei es una de las fuentes inagotables de sabiduría otaku, cada vez que tengo dudas o necesito una sugerencia por dónde buscar nuevos títulos siempre puedo recurrir a sus enseñanzas. Entonces, imitando su etapa “maritime” me lancé a por la aventura y me sumergí en el mundo de Strawberry Panic.

El nombre por sí mismo daba mucho qué pensar. La melcocha se veía venir (en un sentido decente) pero la cuestión de Panic como que me hacía dudar. Si bien puedo decir que es de lo más light, pues son un puñado de reprimidas estudiantes ñoñas, es innegable que en realidad están a punto de desbordar el closet y cuando éste se abre, bueno, pues hasta la más pelona peina trenzas.

Me parece un diseño por demás tradicional del bishoujo / yuri, que a mi parecer si tiene diferencias claras con el puro moe o kawaii pero no nos hundamos en detalles. La ambientación gótico light mezclado con un toque de modernidad y snob me parece una pieza fundamental para tener una mezcla de aislamiento onda convento, pero con comodidades como el autobús en el que viajan los equipos deportivos y los caballos.

Una división de castas dignas del subcontinente India (algún día sabré por qué lo de sub) nos presenta a la casi legendaria Etoilé-Sama en ese afán que tienen mis estimadísimos nippones por combinar lo incombinable, como gohan w/ maionnaise, el favorito de Tsukasa… ok, dejaré un segundo las referencias de Lucky Star lo cual culmina con un proceso digno de la política mundial durante el proceso de selección de la nueva Etoile

Un slice of life / yuri / highschool con una estética casi victoriana que me parece de lo mas deleitable y que me recuerda mucho a la sí legendaria Utena. Particularmente disfruto mucho el capítulo de las sombrillas pues es un momento maduro de la serie, es decir, donde ya todos los personajes han sido presentados y entonces interactúan de manera trasnversal… ok, demasiado técnico, pero al verla entenderán. Entonces un artículo tan simple como los paraguas y su connotación en Japón (pero sobre todo en el anime) se puede volver una pieza central para contar una historia que rayaría en lo cursi, si lográramos dejar de lado el toque yuri cuyo morbo suele ser el que invita a disfrutar de esta serie, pero como dije, en realidad es bastante ligero.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada