Creo que el título lo dice todo, la chica que saltaba en el tiempo. Así que, no teniendo más que decir: es una película de lo más disfrutable.

Y ahora después de saltar en el tiempo y descubrir que si no hago un comentario más largo podría desencadenar una serie de eventos que provocaría la destrucción del mundo como lo conocemos, entonces debo agregar algo.

En verdad a primera vista parece algo de lo más simple, pero cuando un escritor decide jugar con el elemento de los viajes en el tiempo solamente hay dos posibles futuros: el escritor es quemado en leña verde por una muchedumbre iracunda o es consagrado como uno de los grandes maestros de la literatura.

Pues bien, me parece que aquí tenemos un buen ejemplo de algo bien hecho con un tema complejo como son los viajes en el tiempo, quizá no llega a los niveles de extrema genialidad como es el caso de Futurama: la película en donde Bender hace gala (y abuso) de lo que es explotar el viaje en el tiempo al máximo, pero nuestra heroína Makoto consigue una gran aventura llena de raspones y caídas estrepitosas.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada