De vez en cuando sacar un libro como La divina comedia se vuelve un disfrute renovado, entonces llegan algunos genios y lo renuevan en versión videojuego épico, otras veces hacen una película o serie de televisión desastrosa, pero no importa, siempre podemos regresar al buen libro.

Lo mismo sucede con el manga, si bien, debería decir, con la novela, realmente me encuentro todavía en un nivel evolutivo en el que la literatura pura me causa a veces conflictos, sobre todo cuando soy incapaz de leer japonés. Entonces una versión un poco mas digerida pero no tanto es la solución perfecta.

Desenterrando viejos clásicos uno vuelve al origen, para muchos el primer contacto no solamente con la animación sino con la cultura del sol naciente misma fue cuando surgió en señal abierta en miles de televisores Ranma ½. La fuerte Tendo Akane y la bellísima Shampoo (Xian-Pu si prefieren) fueron las novias de medio mundo y aunque dicen que recordar es volver a vivir, recordar en una versión aún mas completa es mucho mejor.

Antes que Nihao my concubine, el manga de Ranma es una lectura de la que nunca está de más disfrutar. Siempre es divertido revisar un manga cuando conoces primero el anime porque entonces es como ir pausadamente y con más detalle. En definitiva un clásico como Ranma es doblemente disfrutable como lectura y sobre todo porque a pesar de la ola de portátiles y dispositivos exóticos con los que contamos actualmente, sigue siendo mucho más portátil y sin necesidad de audífonos.

Para aquellos que sueñan con el final, final de esta divertida serie déjenme decirles que sí se encuentra en el manga pero para que no se queden con la duda se los puedo contar: estaba un día Ranma cuando un paquete es entregado en sus manos y la dirección indica que proviene de j..%$#&””!! atrás, sueltenm3″#$$!! pr#$%&/…

// EoL…

Leave a Reply

Your email address will not be published